TRENDING NOW

Actualmente, todas las distribuciones que hoy conocemos como “live” o en vivo, se lo debemos al desarrollador Klaus Knopper. No salió de Canonical, Novell o Red Hat sino a un usuario de Debian. Knopper tuvo una idea y la fraguó a fuego lento una distribución GNU/Linux con un nombre que evocara su identidad: Knoppix.

Se sabe que, Knoppix fue la primera distribución en vivo grabada en CD, DVD o unidad flash USB que podía y puede ser usado en cualquiera de estas unidades. Vio la luz hace 20 años, allá por el año 2000. El sistema operativo está construido en Debian, y su nombre proviene obviamente de su creador, Klaus Knopper.

Como se ha señalado antes, Knoppix está basado en Debian, en su rama Sid. Aparte de eso, viene por defecto con el entorno de escritorio ligero LXDE.

Ahora llegando a sus aplicaciones preinstaladas, Knoppix está acompañado por una ingente cantidad de programas. Imaginad que Knoppix está pensado como una distribución con la mente puesta para empezar a trabajar desde que accedes al escritorio y que, incluso sin una conexión a internet podremos disfrutar de una enorme cantidad de aplicaciones, salvando, obviamente de aquellas que sí necesitas conexión. Por citar algún software tenemos:

  • Knoppix trae Firefox con Ublock,
  • Chromium y Noscript,
  • Gimp, LibreOffice,
  • Maxima (para Matemáticas/Algebra),
  • Kdenlive, Konqueror,
  • Ekiga,
  • Ktorrent,
  • Tor Browser,
  • Thunderbird,
  • Xsane,
  • Freecad,
  • Blender,
  • Slic3r,
  • OpenScad y decenas de programas más.



Knoppix fue el primer CD disponible en vivo y destaca por:

  • Su amplia detección de hardware permite a la mayoría de los sistemas iniciar Knoppix sin ninguna configuración.
  • Su capacidad para conectarse automáticamente a la mayoría de las redes.
  • Sus utilidades para la reparación del sistema y la solución de problemas.

Así es, Knoppix fue también la primera distribución que podía iniciar sesión en vivo y poder reparar un sistema dañado. De hecho se ha usado siempre para rescatar lo que se daba por perdido.

Además, los usuarios pueden arrancar Knoppix en Secure Boot y UEFI después de instalarlo en un USB. Pero otra ventaja es la memoria persistente. Esta característica de memoria persistente, a diferencia de las sesiones regulares de distribución en vivo, permite llevar un escritorio GNU/Linux completo con todos tus archivos y configuraciones de aplicaciones especiales en tu bolsillo para ejecutarlo en cualquier ordenador. También puedes ejecutar Knoppix como tu sistema operativo principal como si estuviera instalado en un disco duro.

La instalación es asistida, pero difiere del resto de distribuciones GNU/Linux. Puedes seleccionar una instalación automatizada o bien usando la herramienta Gparted e instalar manualmente.

También cabe destacar que el sistema operativo es compatible con la arquitectura de 32 y 64 bits, por lo que los usuarios con ordenadores más antiguos también pueden probar este sistema operativo basado en CD.

Knoppix es una distribución histórica de GNU/Linux muy impresionante y fácil de usar. Es rápida cuando se ejecuta desde un arranque USB y aún más rápida cuando se copia a la RAM.